MARISCO.org

Algunas especies de marisco, como el Buey, la Centolla, o la Nécora,  presentan diferencias entre sexos. Más allá de su apariencia física, esto se nota en la cantidad de carne y sobre todo, en su sabor. Generalmente, las hembras están más ricas, son más apreciadas y suelen tener un precio más elevado que los machos, sobre todo en el caso de la Centolla.

Es fácil distinguir a simple vista un macho de una hembra. En el caso de la Centolla o el Buey de mar, hay que fijarse en la parte inferior del caparazón y en la anchura de la “tapa”. Si es ancha, entonces es una hembra (es donde guarda los huevos), mientras que si es estrecha estamos ante un macho. Observando las patas también podemos distinguir el género. Las patas de los machos, sobre todo las dos primeras (las que están mas cerca de la cabeza), suelen ser bastante más largas que las patas de las hembras. Para distinguir el género de las Nécoras, simplemente hay que darles la vuelta y fijarnos en esa misma “tapa”. Si es triangular es macho, y si es redonda es hembra.

Nécora gallega y cantábrica. Diferencias.
Marisco, ¿fresco o congelado?

Dinos tu opinion

Protected by WP Anti Spam