MARISCO.org

La centolla es un crustáceo con un sabor único y exquisito. Normalmente se captura en el Noroeste del Atlántico, pero puede llegar a encontrarse en el Mediterráneo. Las diferencias entre zonas son notables, aunque las más apreciadas en la cocina son la centolla gallega, la centolla francesa y la centolla marroquí.

La centolla gallega y la francesa son las más valoradas, pero también las más escasas, por lo que en ocasiones dependiendo de la época del año, es habitual que algunos pescaderos intenten “colar” la centolla francesa por centolla gallega. Para que esto no nos suceda, nuestra recomendación es comprar marisco en tiendas que garanticen 100% la procedencia de sus productos, tanto pescaderías físicas, como tiendas on-line, dando preferencia a aquellas ubicadas en puertos de importante tradición pesquera como los de Vigo, Marín u O Grove.

Para distinguir una centolla gallega de una francesa, sólo hay que observar el color del caparazón. La centolla gallega es de un color rojo-pardo más oscuro e intenso que el de su homónima francesa, que suele ser más tenue. También encontraremos diferencia en las patas, ya que la centolla de las rías gallegas tiene las patas más largas y las uñas más afiladas que la centolla francesa, la cual tiene patas de menor tamaño y uñas más redondeadas.

Además, la centolla francesa suele ser criada en piscifactorías, lo que hace que su caparazón acostumbre a estar mucho más limpio. La centolla gallega suele tener el caparazón cubierto de algas e incluso esponjas, que le permiten camuflarse y protegerse de sus depredadores.

Diferencia entre crustáceos y moluscos
Almeja gallega: rubia, japónica, fina y babosa. Diferencias.

Dinos tu opinion

Protected by WP Anti Spam